EL MANIFIESTO DE LOS PECES

Nosotros, los peces libres del Río de la Plata

RECORDANDO:

-Que nuestros mayores han sido reconocidos aún en el propio «Génesis», como seres creados antes que el hombre.

-Que hemos sobrevivido la gran inundación, sin necesidad de que Noé nos eligiera por pareja, subiéndonos al Arca.

-Que somos descendientes directos de los mismos peces que utilizó Jesús para prestigiarse y combatir el hambre.

-Que poblamos este río, desde tiempos ancestrales, llegando sanos y salvos hasta la época en que Gaboto y Solís denominaron a esta agua «Mar Dulce».

-Que fuimos testigos de la Fundación de Buenos Aires, de su crecimiento y de su invasión, en las épocas del Virreinato al que no en vano se lo denominó con el nombre de nuestro río.

-Que asistimos a frecuentes batallas navales, observando incluso con desconcierto, el permanente paso de refugiados a las costas orientales.

-Que festejamos hace casi cien años el nacimiento del Club de Pescadores con estatutos y reglamentos que dignificaron a los peces y a los seres humanos.

 

Y CONSIDERANDO:

-Que aún siendo más porteños que los porteños con su Ciudad Autónoma incluida, carecemos de los más elementales derechos vivenciales.

-Que, quien a nuestro juicio ha sido el máximo presidente de los argentinos Domingo Faustino Sarmiento, recomendó sustituir la caña de los boliches por la caña de pescar.

-Que en razón de la contaminación, polución y desprecio por nuestro medio, se hace cada vez más difícil cumplir el mandato de crecer y multiplicarse.

-Que ha llegado a nuestras aletas dorsales una circular por la que se informa que en pocos días más comenzará a tratarse un proyecto para ampliar el aeroparque, ganando tierras al río.

-Que el concepto de «ganancia» empleado en el proyecto solo puede provenir de una mente tan desinformada, que olvide que hasta el agua del café, que consume cada mañana, proviene de este río.

-Que sin perjuicio de la solidez de las construcciones humanas, este río ha demostrado infinidad de veces, especialmente durante las sudestadas, su capacidad de enojo y de dura respuesta a los abusos.

-Que la muerte y destrucción de nuestras especies, solo será un anticipo de lo que con conductas como la denunciada, le ocurrirá a la especie humana.

-Que aún en nuestro carácter de seres «inferiores» en la escala zoológica, tenemos el derecho constitucional de peticionar ante las autoridades, confiando en la «superioridad» de los seres humanos.

 

Por ello:

LA JUNTA COORDINADORA DE PECES LIBRES DEL RIO DE LA PLATA

RESUELVE:

•  Implorar a cualquier hombre de bien y de buena voluntad, nos ayude a conservar la vida en el río.

•  Rogar a quien corresponda el envío de alguna señal de auxilio, por mínima que sea, que nos devuelva la fe en los hombres y las razones para procrear alevines.

•  Comunicar esta decisión a los primos del mar y del lago.

 

Firmado: Unión de Surubíes. Asociación Rioplatense de Dorados. Bogas Abogadas. Frente de Bagres. Movimiento de Armados. Alianza de Pacúes y Manduvás.

Siguen las firmas, aunque está un poco mojado el papel.

Por Daniel Enrique Butlow

Abogado y Profesor titular honorario de arquitectura e ingeniería legal

Formulario de contacto

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su mensaje

×