NUEVA LEY LABORAL EN BRASIL. SE VIENE PARA LA ARGENTINA??

El 11 de julio pasado se aprobó una nueva ley laboral en Brasil, que modifica substancialmente más de 100 artículos de la denominada Consolidación de las Leyes Laborales (CLT).

 

Hay mucho para analizar de esta nueva herramienta que propone el país vecino como método para luchar contra la desocupación, la falta de inversión, los mayores  costos laborales y no laborales,  la tan temida flexibilidad en los contratos laborales y  en la relación que se genera entre empleados y empleadores.

 

Comencemos con un primer análisis de aquellas  modificaciones que nos parecen las más importantes:

 

  • Crea la figura del TRABAJADOR AUTONOMO, con o sin exclusividad, de forma continua o no, diferenciándolo del empleado vinculado laboralmente.

 

  • Propone la figura laboral del TELETRABAJO, definiéndolo como aquel que da su prestación laboral preponderantemente fuera de las dependencias del empleador, incluyendo el uso de tecnología propiedad del empresario.

 

  • La extinción de la relación laboral NO GENERA DERECHO INDEMNIZATORIO; sí debe emitirse un documento por parte del empleador dando cuenta de la finalización del contrato que debe ser obligatoriamente anotada en la Cartera de Trabajo y Previsión social, con el objeto de que el organismo público pueda otorgar el respectivo seguro de desempleo y activar el Fondo de Garantía en los casos establecidos por ley.

 

  • Para que haya COMISION INTERNA en las empresas que representen a los trabajadores,  debe haber un mínimo de 200 TRABAJADORES INSCRIPTOS.

 

  • Crea la DESVINCULACION DE COMUN ACUERDO, que funciona privadamente entre empleador y trabajador sin intervención sindical. Puede asimismo despedirse en forma colectiva sin la necesaria intervención sindical.

 

  • A partir de ahora deja de ser obligatorio el APORTE SINDICAL. el mismo pasa a ser VOLUNTARIO.

 

  •  LA JORNADA DE TRABAJO podrá aumentarse hasta 12 horas diarias según las conveniencias de la organización empresarial, incluso por encima de lo estipulado por convenio colectivo, dejando fuera de acción al sindicato.

 

  • LAS HORAS EXTRAORDINARIAS DESAPARECEN, pasando a formar parte del salario sin incrementos de ningún tipo.

 

  • LAS VACACIONES PUEDEN SER PARCIALIZADAS. En efecto, dependiendo de la antigüedad del trabajador para la empresa, se pueden separar en 3 períodos distintos; se reduce el tiempo de almuerzo a media hora y los gastos de transporte quedan a cargo del trabajador.

 

  • Se amplía enormemente la FACULTAD DE TERCERIZAR TAREAS, no solo secundarias y complementarias, sino de la propia actividad que se realiza, sin responsabilidad solidaria.

 

  • Se suprime el BENEFICIO DE LITIGAR SIN GASTOS con que contaba el trabajador al momento de iniciar una acción judicial. Las costas del proceso las paga quien resulta vencido en la causa, trabajador o empleador indistintamente.

 

  • Se define la figura del GRUPO ECONOMICO, situación que se plantea habitualmente para solidarizar responsabilidad empresaria, debiendo probarse no solo la identidad de socios, siendo necesario para la configuración de la figura , la demostración del interés integrado, la puesta en común efectiva de los intereses y los esfuerzos conjuntos de las empresas miembros de la misma.

 

  • LA VESTIMENTA utilizada en el trabajo como también sus características y reemplazos son decididas por el empleador, quien manda en forma unilateral y sin consulta sobre su diseño, calidad, frecuencia, tipo y eventualmente distintivos empresarios.

 

  • Respecto de la situación de las TRABAJADORAS EMBARAZADAS, la empresa a través de sus profesionales médicos deciden el mejor lugar y las condiciones de trabajo que realizaran dentro de las fábricas, eligiendo el espacio de trabajo y comodidades,  sin injerencia sindical.

 

  • Las COMISIONES DE CONCILIACION PREVIA, utilizada habitualmente para mediar en conflictos laborales, pasa a un segundo plano, dejando en primer término el acuerdo individual y privado entre trabajador y empleador.

 

Entendemos que se cambian absolutamente las reglas de un sistema laboral que tenía  más de 50 años y que posiblemente marca un antes y un después; y que pasaran muchos años hasta que realmente se pueda dimensionar su impacto, valía y provecho recíproco para las partes involucradas en un contrato de trabajo y empleadores contratantes bajo esta nueva modalidad.

 

En nuestro país, quienes ven en forma auspiciosa estos cambios para su futura incorporación a nuestro ordenamiento laboral, argumentan   que  competitivamente,  Argentina ha quedado a fuera del mercado  por los altos costos que generan el trabajo, unido a la globalización, los impuestos y la alta conflictividad judicial.

Los que la critican u auguran su fracaso en nuestro sistema, argumentando que, la negociación colectiva, el diálogo tripartito (Estado, Empresarios y Trabajadores), las normas protectorias del trabajo, son instituciones centrales de la convivencia de nuestra democracia. Su abolición implicaría un retroceso institucional sin precedentes y un salto al vacío que traería consecuencias sociales impredecibles.

 

Este artículo pretende ser un primer análisis sobre una reforma profunda, substancial, que cambia las reglas de juego y que intentará ser adaptada, copiada o tal vez solamente criticada, para posteriormente ser reproducida  por  otras legislaciones y países, incluyendo el nuestro.

 

En nuestra opinión, deben consensuarse los cambios entre las partes involucradas de verdad, sin prebendas ni chicanas, buscando una legislación laboral armónica que ayude a salir a la argentina de una clara situación de recesión, con un Estado prácticamente ausente,  que  utilizó y lo sigue haciendo del empleo registrado como un negocio en su propio beneficio, siendo en la actualidad el mayor infractor de la legislación laboral vigente, por cuanto es  quien contrata personal temporario, por contrato, pasantes, etc. en clara infracción a la ley laboral y la estabilidad laboral de muchos empleados;  de esta forma precariza el empleo  con los famosos contratos  basura,  manteniendo de rehén a la masa  trabajadores privada en blanco para que paguen la carga impositiva excesiva de sus propios errores, con altísimos costos e impuestos, debiendo elaborar una propuesta superadora para  mejorar la relación empleado-empleador,  generando beneficios de exención a favor del empresario y una legislación laboral acorde con las nuevas tendencias en la región, con el protagonismo de todos los involucrados. Los partidos políticos en su conjunto,  deben sentarse a la mesa y discutir seriamente sobre políticas activas que solucionen la problemática recesión e inflación que tapan los temas de fondo,  y no dedicarse a levantar las banderas de la democracia a favor y en contra cuando se acerca una elección legislativa para  contar con el apoyo de muchos trabajadores , utilizándolos en beneficio propio.

 

 

 

El compromiso de siempre:

Decir lo que sabemos y firmar nuestras publicaciones.

 

 

por el Dr. Ricardo Adrian Butlow.

Director de la división Arquitectura Legal Laboral del Estudio Butlow. Asesor legal consultor del Centro Argentino de Ingenieros.

Formulario de contacto

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su mensaje

×