PRODUCTOS DESTINADOS A LA ARQUITECTURA Y EL URBANISMO

Garantías para el tercer milenio.

 

La situación es irregular. Podría decirse que hasta sospechosa. Una empresa argentina dedicada a la producción y venta de productos destinados a las instalaciones de obras de arquitectura y urbanismo, desea encontrar la fórmula para responsabilizarse por los mismos por el término de 50 años.

 

Son tiempos donde la búsqueda jurídica transita los caminos de la exención de la culpa y de la búsqueda paranoica de la irresponsabilidad.

 

En nuestro caso real se trata de una fábrica de caños de termofusión que desea imponerse en el mercado. Su producto es al parecer confiable y desea sustentar esa confiabilidad en una garantía, escrita, firmada, transmisible y leal.

 

Reveo la legislación civil aplicable. A pocos días del tercer milenio repaso la novelada discusión sobre el carácter contractual o extracontractual de la responsabilidad civil del productor.

 

Traducido al castellano: ¿Puede el comprador de un inmueble accionar en forma directa contra el productor de los elementos arquitectónicos que dieron origen a su construcción?. Más fácil todavía: si me enveneno con una golosina comprada en un quiosco ¿tengo acción directa contra el productor de esa golosina?

 

Ya en sus sentencias de 1913 Benjamín Nathan Cardozo como juez principal del más alto tribunal de New York y luego Juez de la Corte de Washington había admitido este tipo de acción directa que se planteó por vez primera en el caso Mac Pherson, v. Buick Motor Company a raíz de la denominada «Fractura Ford».

 

Al parecer ochenta años de avance jurídico y comercial no han sido en vano, porque hoy es la propia empresa productora la que se acerca a nuestro despacho para requerir un documento que asegure su responsabilidad frente al comitente.

 

Procedemos a estudiar el tema estableciendo en primer termino una garantía que asegure por el plazo deseado la buena calidad y ausencia de fallas en los caños y conexiones vendidas.

 

La empresa se obliga a cambiar los productos fallados por iguales o equivalentes.

 

Requerimos naturalmente el estricto cumplimiento del manual instructivo que la empresa provee y la notificación de la falla a los fines de permitir con lealtad y buena fe la inspección del accidente constructivo por los técnicos de la empresa que represento.

Luego el examen de otros daños, ya que la pérdida o rotura de un caño conductor de aguas puede damnificar mobiliario, enseres personales de alto valor o incluso obras de arte.

Colocamos por tanto un límite máximo dinerario a esa responsabilidad.

Pero como aún así nuestro representado siente que se encuentra en condiciones de seguir amparando los derechos de quienes confían en su producto se obtiene una póliza de caución ante una entidad aseguradora que termina por garantizar en forma absoluta cualquier daño y perjuicio derivado de la falla, la mala calidad o el error de producción o diseño que posea el producto.

 

El Código Civil de la Nación y su antecedente francés el Código Napoleón fueron sancionados en épocas donde los productos destinados a la arquitectura y el urbanismo no sufrían permanentes cambios y evoluciones.

 

La hipótesis de ruina legislada en el art. 1646 o de vicios ocultos legislada en el art. 1647 bis no alcanza muchas veces a reparar el daño que un comprador tiene que afrontar con los exiguos plazos de prescripción y caducidad que señala la norma de fondo. A pesar de ello, el marketing y la alta competencia entablada entre los productores puede llevarnos a un afinamiento de las responsabilidades y a una mejor defensa al usuario cuando empresarios con visión, talento y valentía garantizan sus productos y lejos de escapar a sus responsabilidades las estipulan con honestidad, por escrito y sin engaños.

 

Revelo un secreto que considero no profesional y digno de ejemplo: nuestro consultante ha sido I.P.S. S.A.I.C. y F.

 

Por Daniel Enrique Butlow

Abogado y Profesor titular honorario de arquitectura e ingeniería legal.

Formulario de contacto

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su mensaje

×